A la cabeza está Javier Mansilla, quien detectó una necesidad que pocos estaban brindando. Se hicieron conocidos mundialmente tras analizar discurso del Presidente Sebastián Piñera y revelar su estructura.

A la cabeza está Javier Mansilla, quien detectó una necesidad que pocos estaban brindando. Se hicieron conocidos mundialmente tras analizar discurso del Presidente Sebastián Piñera y revelar su estructura.

Javier Mansilla estudió ingeniería civil industrial. Jamás se imaginó que fundaría su empresa a la que llamaría Krino, menos que estaría enfocado en Big Data, machine learning, inteligencia artificial, entre otros conceptos relacionados.

Al hacer su práctica profesional en Nielsen, una compañía transnacional del área, descubrió un mundo fascinante y con alto potencial.

Allí tuvo que aplicar conocimientos de lenguaje de programación. Al finalizar, volvió a Concepción. Tenía una tesis avanzada, pero decidió cambiarla a este nuevo campo que lo entusiasmó. Y desde ahí no ha parado.

“Me di cuenta que se podían procesar más que números, también otros datos que no tenían estructura, como textos, audios, imágenes o videos. Dije, esto está increíble. Se puede hacer de todo y un día estaba viendo tele y pensaba que lo que la gente decía en la tele, en Twitter podía ser escuchado, utilizarse para los medios, las empresas”, recordó Mansilla.

Hoy da trabajo a una decena de especialistas y ha brindado asesorías a firmas como Madesal, Irade, TGA, Virginio Gómez, entre otras.

Pero su trabajo no se queda sólo en lo local. Los algoritmos se han usado para hacer análisis de discurso. El realizado al Presidente Sebastián Piñera dio vuelta al mundo. Se reveló que su mensaje no variaba en la estructura emocional.

Tal uso de las herramientas de Krino llegaron a oídos de medios internacionales. Tanto así, que lo contactaron de uno para realizar lo mismo, pero para las elecciones de España.

Más rápido y barato

Cuando analizó temas relacionados con migración, se dio cuenta también de que sus técnicas eran más eficientes.

“Me comparé con Cadem y anduve más o menos similar. Yo lo hice gratis. Ellos, en cambio, llamaron a 7.000 personas y le contestaron 700. Gastó mucha plata y yo no gasté nada, lo descargué todo de Twitter. O sea, igual gasté mucho tiempo mío, pero fue así como partió todo esto. Le mande unos análisis a algunos periodistas y partió después el negocio, hacer la marca, todo”, dijo Mansilla sobre esta innovadora aventura empresarial.

La idea entusiasmó a Corfo Regional, quién entregó financiamiento para darle mayor impulso. “Hoy día estamos súper bien y entramos a una aceleradora privada, que se llama Magical Startups, que es muy selecta, donde no tienen más de 30 miembros”, resaltó.

Seguir creciendo

Hoy día, se enfocan en seguir desarrollando más productos y servicios. “Acabamos de terminar un software que es de procesamientos de redes sociales”.

Mansilla adelantó que la idea es entrar a más mercados por lo que esta herramienta será accesible. “Desde 2 UF hacia arriba, dependiendo de la cantidad de gente y dependiendo de las redes sociales que se quieran monitorear. La idea es trabajar con mensualidad. Nosotros pagamos la inversión, la construcción del software, así la empresa local no tiene que pagar todo el desarrollo. También podemos hacer servicios a medida. Las posibilidades son amplias”.ç

Diario el Sur